¿Por qué es importante el calentamiento en el deporte?

Para realizar cualquier tipo de actividad física es necesario preparar nuestro cuerpo con el objetivo de prevenir posibles lesiones durante el ejercicio y para que se realice en las condiciones más óptimas, por lo que aumentará nuestro rendimiento en dicha actividad.

Por ello, es importante que los deportistas consigan establecer un hábito de calentamiento e higiene postural previo al ejercicio característico del tipo de actividad y necesidades del deportista.

Muchas personas no le dan la importancia necesaria que requiere esta parte inicial de cualquier actividad física, por lo que os vamos a acercar más para que tengáis los suficientes recursos de realizar un calentamiento de manera adecuada.

Partes del calentamiento

El calentamiento debe incluir una primera parte general, y una  segunda parte más especifica.

En la parte general, se movilizan los grupos musculares más grandes de nuestro organismo, por ello esta parte debe ser común independientemente de la actividad que vayamos a realizar a posteriori.

Se realizan movimientos de desplazamiento a baja intensidad y de movilidad articular.

Sin embargo, en la parte específica nos centraremos en los movimientos y partes del cuerpo en los que participaran de una manera más activa durante la actividad que vayamos a realizar.

Se realizaran movimientos más activos y simulatorios a la práctica física.

 

Beneficios del calentamiento

  • Disminución de la frecuencia cardiaca en reposo y mejora la eficiencia cardiaca a la hora de realizar esfuerzos físicos.
  • Reduce la presión arterial, aumenta la circulación en relación a todos los músculos y mejora el sistema venoso previniendo la aparición de varices.
  • Mejora la secreción y el trabajo de diferentes hormonas que contribuyen al buen funcionamiento del organismo, así como mejora la respuesta inmunológica ante posibles infecciones.
  • Previene la atrofia muscular y la aparición de osteoporosis.
  • Desarrolla la elasticidad muscular y articular.
  • Facilita movimientos de la vida cotidiana y produce mayor independencia física en las personas.
  • Aumenta la sensación de bienestar y disminuye el estrés mental y la sensación de fatiga.

Pautas para realizar un calentamiento de manera correcta

  • No tiene una duración determinada, dependerá del tipo de actividad física que se vaya a realizar. Entre 5-10 minutos como mínimo.
  • Ha de comenzar con ejercicios livianos.
  • Debe de ser progresivo, de menor a mayor intensidad.
  • Los ejercicios han de ser sencillos y familiares.
  • Los ejercicios se deben de componer de movilidad articular, estiramientos, activación y similares a la actividad que realicemos.
  • Es necesario que se trabajen todos los grupos musculares, dando mayor tiempo a los que más se desarrollen durante la actividad.
  • Es conveniente realizar una parte final de activación que aumente considerablemente las pulsaciones.
  • Al finalizar el calentamiento, es aconsejable que la actividad se comience previo a 5-10 minutos.

En el calentamiento, ¿Estiramientos estáticos o dinámicos?

Nos podemos encontrar numerosas controversias en relación a esta cuestión, ya que numerosos estudios evidencian científicamente las dos alternativas en diferentes momentos.

Para responder a este aspecto debemos de tener en cuenta principalmente factores como actividad física a realizar, momento de la actividad física, objetivo de la sesión y características del deportista entre otros. Estos factores determinaran además de lo que vamos a exponer seguidamente, cuando y como debemos de realizar cada tipo de estiramientos.

A continuación vamos a definir estos dos tipos de estiramientos así como los beneficios y ventajas que produce de cada uno de ellos:

Estiramientos pasivos: Se trata de mantener una posición de estiramiento en tensión durante varios segundos (mínimo 10), para inhibir el reflejo del estiramiento.

Una vez finalizada la posición de estiramiento, se vuelve a situación normal. Posteriormente se vuelve a repetir la posición, y la amplitud lograda es mayor, fruto de la reducción del tono de la musculatura que se opone al movimiento.

Es el método más adecuado para reducir el tono muscular (no tanto para desarrollar la flexibilidad), y tienen un efecto inhibitorio neuromuscularmente.

Estiramientos dinámicos: Se trata de realizar diferentes acciones a través del movimiento activo del deportista (movilidad, balanceo, rebotes), o a través de un compañero (tracciones), para provocar una deformación o estiramiento en el músculo rápida, que supere el límite del estiramiento. Provocan una mayor activación del músculo, riego sanguíneo y flexibilidad en las fibras musculares.

Después de conocer un poco más a fondo sobre los tipos de estiramientos, podemos llegar a la conclusión que los estiramientos dinámicos siempre y cuando se realicen con precaución, de manera progresiva y el deportista sea consciente del grado de movimiento que ejecuta, serán muy útiles para mejorar la capacidad de elongación de los músculos, tendones y ligamentos. Estos beneficios favorecerán el rendimiento de nuestro organismo en la actividad si los realizamos al inicio del entrenamiento.

Sin embargo por otra parte, el efecto de inhibición a nivel neuromuscular y la disminución de la capacidad elástica del musculo que producen los estiramientos estáticos, así como la inexistencia de movimiento activo al realizarlos, son efectos que nos beneficiaran si los llevamos a cabo en la vuelta a la calma al final de la sesión o entrenamiento.

 

Escribir un comentario:

*

Tu email no será publicado.

Logo centro impulso   
     © 2016 Centro Impulso | Aviso legal.

Síguenos en:                

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies