Programas psicológicos para entrenamientos

En el mundo del deporte hay días en los que las cosas no salen bien. Normalmente achacamos este hecho a factores fisiológicos. Pero, por muy bien que hayamos planificado el entrenamiento, por bien que hayamos descansado o por idónea que sea nuestra alimentación, siempre existe la posibilidad de que se presente algún factor externo que no controlemos y nos pase factura. Una noticia inesperada antes de un entrenamiento o antes de una competición puede producir cambios a nivel mental que afecten a la concentración y al rendimiento.

El programa de entrenamiento psicológico, no son charlas dos días antes de la competición, ni frases como “piensa positivamente”. Evidentemente, es mejor pensar positivamente que de una forma negativa, pero esto es lo mismo que decir a un tenista que es mejor hacer un buen saque que uno malo. El problema es ¿cómo pienso positivamente o cómo hago un buen saque?

Los programas de entrenamiento psicológico están destinados a jugadores, técnicos y árbitros y pretenden dotar a estos, de recursos y habilidades psicológicas que les ayuden ante las diferentes situaciones que les plantea la práctica deportiva (competición y/o entrenamiento). De este modo, lo que se pretende es enseñar, a través de la realización de diferentes ejercicios y tareas, a permanecer concentrado y atento, a relajarse o activarse en función de lo que la situación requiera, a visualizarse para mejorar determinadas habilidades, a manejar los pensamientos disruptivos, a motivarse uno mismo para preparar la competición de un modo adecuado, etc. En definitiva, el entrenamiento busca la autosuficiencia del deportista, técnicos y/o árbitros en su deporte.